Te de tila en el godolobo

Nada mejor que un te de gordolobo o una kurkuma en el anís para sentir la libertad de los sentidos en todo su apogeo.

Nuestros antepasados y sus ancestros sabían esto por lo que nos heredaron el conocimiento ancestral de hervir hojítas en agua, nada puede curar el corazón y sanar el alma como un te calentito de las finas hierbas.